“OASIS DEL CIERVO Y DE LA LUNA” Una experiencia ejemplar de ecología humana integral

Noticia 52a 

 

 

En torno al Monte Arcosu, corazón del parque natural del Gutturu Mannu, a 20 kilómetros de la ciudad de Cagliari, en Cerdeña (Italia) entre ciervos, cabritos, jabalíes, aves raras y otras mil especies animales y vegetales, crece “una multinacional de la solidaridad”.

 

En la década de 1980 era una reserva privada donde se practicaba la caza furtiva del ciervo sardo, que estaba en peligro de extinción. Gracias a una gran campaña de recaudación de fondos, el WWF pudo comprar una gran parte de la zona y dedicarse a su preservación. El número de animales ha pasado de unas pocas docenas a más de 1.500, con una fuerte intervención para proteger su hábitat.

 

Pero el enorme trabajo realizado por esta organización conservacionista a nivel mundial fue arrasado por la inundación de 2018, que no solo causó muertes y daños en varias partes de la región, sino que también destruyó la reserva, borrando todos los senderos e infligiendo graves heridas a la vegetación. Frente a esta destrucción, unos años después de que la furia del ciclón Cleopatra arrasara la isla, se produjo una especie de "milagro". El hombre, uno de los principales responsables de la destrucción sistemática del medio ambiente, tirano y verdugo, se convirtió en su médico.

 

Ugo Bressanello, un exitoso directivo del mundo de las telecomunicaciones en Silicon Walley, en la cúspide de su carrera en 2005, decidió dejarlo todo para dedicarse a los pequeños con dificultades.

 

 Noticia 52b

 

Fue el encuentro amoroso con su hijo adoptivo que le  hizo ver que quería ser útil en otro lugar y que podía utilizar el dinero de otra manera, para dar una oportunidad a quienes no tenían papá y mamá.  Y así, con su mujer y sus otros hijos comenzó a abrir hogares para niños abandonados garantizando la hospitalidad y el cuidado de niños de hasta tres años y de mujeres embarazadas o con hijos recién nacidos que han pasado por la drogadicción, la prostitución, la violencia y la pobreza en su proyecto Domus de la Luna. También dirige su atención a los adolescentes abandonados con problemas familiares; a los padres de niños que se ven obligados a pasar largas temporadas en hospitales lejos de casa; a los niños con enfermedades mentales. 

 

 

 

 

Y fue desde allí, desde el Domus de Luna, junto al Centro de Justicia Juvenil de Cagliari, que promovieron que jóvenes detenidos y otros en libertad condicional se dedicaran al mantenimiento del patrimonio natural y a la protección de la biodiversidad del parque.

Los cerca de 80 jóvenes que trabajan en el “Oasis” también dan la bienvenida y reciben a los turistas y se dedican a la agricultura social, con la recogida y procesamiento de plantas medicinales y la producción de miel... compartiendo el trabajo con mujeres víctimas de la violencia,  jóvenes con discapacidad, síndrome de down o autismo,  jóvenes que vienen del sistema penal,  drogodependientes.

 

Fuente:

https://www.vaticannews.va/es//iglesia/news/2022-04/el-eco-de-laudato-si-valles-oasis-ciervo-luna-trabajo-social.html

 


 

 

PARA SABER MÁS

Ugo Bressanello afirma: "Esta proximidad, esta integración, genera experiencias muy positivas: las personas se enriquecen mutuamente, aprenden a quererse, ven surgir la esperanza de entre los montones de escombros. Al principio, sólo venían internos varones, y el Oasis parecía un poco un 'cuartel', con un lenguaje y unos modales que no eran precisamente educados y amables, luego, con la llegada de las mujeres y de las personas con discapacidad, hubo un cambio. Se creó un ambiente familiar y sereno, de educación y respeto, y por eso nos orientamos hacia la contaminación. Aquí se crean relaciones profundas, y el entorno, la naturaleza, es fundamental, ¡es el pegamento! Para los detenidos, a los que recogemos todas las mañanas con un minibús, lo es aún más. Viven todo el día en la cárcel, entre cuatro paredes y mil barrotes, luego vienen aquí, cuando les toca, y se encuentran inmersos en este espacio infinito y hermoso que les proporciona otro tipo de refugio, una casa, pero al aire libre, pueden oír el agua correr, el rebuzno de los ciervos, el viento en la cara. En todos estos años, ¡ninguno de ellos nos ha dado un problema!"

 

 

 


 

Mail: proyecto.tekora@claretiana.org - Teléfono: 011 4305-9510 - Lima 1360, Cdad. Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Teléfono: +5411 4305-9510 - Lima 1360, 1138, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina