NUESTRA CASA COMÚN NECESITA QUE LA CUREMOS ENTRE TODOS

Necesitamos entender que el cuidado del medio ambiente integra y destaca el padecimiento de muchas hermanas y hermanos que sufren las consecuencias de su profunda alteración.

No tenemos que perder de vista a tantos hermanos y hermanas nuestras que quedaron (como el asaltado y golpeado de la parábola del Buen Samaritano) al borde del camino a consecuencia no solo de los desastres naturales causados por el cambio climático sino también sumergidos en la marginalidad, despojados de su dignidad de vida, sin agua y sin techo y sometidos a mudanzas masivas de territorio por quienes son los mayores responsables de tanto daño.

 Noticia 64e

Grandes corporaciones a las que no les importa que la sobreexplotación de los recursos de la Tierra contamine, mate, desertifique, produzca inundaciones y sequías, con sus acciones profundizan la desigualdad que somete a muchos seres humanos y a muchos pueblos.

 Noticia 64f

Por eso, aun cuando en América Latina, por ejemplo, son ya 4 millones los recuperadores y recuperadoras que trabajan reciclando los desechos de las grandes ciudades y muchos son los voluntarios y misioneros consagrados al cuidado y rescate de nuestra única Casa común, es necesario que pensemos en el reciclado más importante: el de nuestro corazón.

En la actualidad, hay millones de refugiados ambientales que viven en situaciones muy difíciles. Muchos pueblos originarios y muchos otros que no lo son ven sus vidas y su sustento amenazados por los incendios masivos de sus bosques… A eso se refiere el Papa Francisco cuando nos habla de conversión ecológica. A eso nos referimos cuando hablamos de justicia ambiental.

 Noticia 64g

Debemos recuperar la capacidad de amar que nos ha sido dada y, en las huellas del Señor de la Vida, tender la mano a nuestros prójimos (próximos) que más lo necesitan y, sin desatender el cuidado de toda forma de vida, que nos ha sido dada en el aire, en el agua, en la tierra y el fuego, poner el foco en las personas. De eso se trata. De una ECOLOGÍA HUMANA. Sin equívocos.

Nuestra Casa común necesita que la curemos ENTRE TODOS.

 

 


 

PARA SABER MÁS

 

 

 

 

 

 


 

Mail: proyecto.tekora@claretiana.org - Teléfono: 011 4305-9510 - Lima 1360, Cdad. Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Teléfono: +5411 4305-9510 - Lima 1360, 1138, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina